¿Qué es el síndrome del pato?

Si te sientes desafiado por las presiones de la vida y parece que los demás no lo están, puede que estés sufriendo el síndrome del pato.

Todo el mundo experimenta los altibajos de la vida, pero a veces la gente filtra lo que ven los demás. Ya sea en línea o en las interacciones de la vida real, puede ser difícil hacer saber a los demás que se está pasando por un momento difícil.

Nadie lo tiene todo junto todo el tiempo, y las redes sociales pueden ser engañosas. Si padeces el síndrome del pato, el apoyo profesional y las estrategias de afrontamiento saludables pueden ayudarte a controlar los síntomas.

El síndrome del pato se produce cuando se intenta crear la ilusión de una vida perfecta, pero se trabaja duro bajo la superficie para que todo sea perfecto.

El término proviene de la idea de que los patos reman furiosamente bajo la superficie del agua pero parecen deslizarse sin esfuerzo.

El síndrome, acuñado en la Universidad de Stanford, no es un problema de salud mental. No obstante, el síndrome del pato puede tener implicaciones reales para la salud mental.

Si tiene el síndrome del pato, puede temer lo que piensen los demás si descubren que su vida no es perfecta. Es posible que sientas que nadie puede entender o relacionarse con lo que estás pasando. Pero no estás solo.

¿Cómo saber si se tiene el síndrome del pato? Como el término se utilizó por primera vez en la Universidad de Stanford, es común entre estudiantes y graduados. Pero el síndrome del pato no se limita a los estudiantes.

El síndrome del pato no es un diagnóstico oficial en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, 5ª edición (DSM-5). Los signos y síntomas pueden variar, pero hay aspectos comunes entre las personas con síndrome de pato.

Los signos y síntomas del síndrome del pato son los siguientes:

  • Comparación con otros.
  • Sentir que los demás están mejor.
  • Sentir que no son capaces de hacer frente a las exigencias de la vida.
  • Miedo al examen o a la crítica.
  • Sensación de que los demás están manipulando una situación para poner a prueba tu rendimiento.

El síndrome del pato puede desencadenar problemas de salud mental subyacentes, como depresión y ansiedad u otros síntomas de salud mental.



Además, puede desarrollar el síndrome del pato si creció en un entorno familiar que valoraba mucho el éxito o si creció con cuidadores sobreprotectores.

El manejo del síndrome del pato puede ser difícil porque no es bien conocido. Pero hay algunas medidas que puedes tomar para ayudarte a afrontarlo.

La depresión y la ansiedad pueden aparecer como consecuencia del síndrome del pato. Por este motivo, la mejor manera de tratar el síndrome del pato es con métodos similares a los utilizados para tratar la depresión y la ansiedad.

Terapia

Acudir a un psicoterapeuta puede ayudarte a recibir tratamiento y a encontrar a alguien de confianza que te guíe a través del síndrome del pato.

Además, si sientes que las exigencias de la vida son demasiado, la terapia puede ayudarte con tu bienestar general. Encontrar el terapeuta adecuado es esencial para obtener lo que se desea y necesita de la terapia.

Si nunca ha ido a terapia, puede tener curiosidad por saber qué esperar, pero un terapeuta puede explicarle cómo puede ayudarle el tratamiento.

Medicación

Los medicamentos para la ansiedad y la depresión pueden formar parte del tratamiento del síndrome del pato, y los síntomas del síndrome del pato pueden coincidir con estas condiciones.

Los antidepresivos o los ansiolíticos pueden ayudar a aliviar los síntomas asociados al síndrome del pato. Si quieres tomar medicación para ayudarte a sobrellevar la situación, considera la posibilidad de hablar con un médico.

Un médico puede sugerir la medicación y explicar los beneficios y efectos secundarios.ç

¿Qué es el síndrome del pato?

Cuidado personal

No tienes que fingir que todo está bien cuando no lo está.

Otras formas de apoyo fuera de la terapia pueden ser:

  • pedir ayuda extra a un profesor
  • recibir clases particulares en la escuela
  • utilizar el centro de asesoramiento del campus, si lo tiene.

Si eres un estudiante universitario, tus recursos pueden depender en gran medida de tu centro de estudios. Conocer los recursos disponibles en tu campus puede suponer una gran diferencia a la hora de cuidarte.

He aquí otras estrategias de autocuidado que pueden ayudarte a afrontar el síndrome del pato:

Si eres padre de un alumno o educador, puedes ayudar a que el alumno prospere.

Hablar de salud mental

Puede ser útil conocer los signos y síntomas de la depresión, la ansiedad y los trastornos mentales relacionados.



Si conoces a un estudiante que tiene dificultades para salir adelante, puedes hacerle preguntas sobre su salud mental y animarle a buscar ayuda profesional si es necesario.

Fomentar la conexión

La soledad es común entre los estudiantes, y el síndrome del pato puede aumentar este sentimiento. Tender la mano a los demás puede ser difícil si crees que los demás no tienen dificultades o retos en sus vidas.

Animar a los estudiantes a acudir a compañeros, grupos u otros apoyos comunitarios puede ayudarles a sentirse menos solos.

Fomentar las aficiones

Si eres padre o madre de un estudiante, también puedes animarle a que se dedique a las aficiones que le gustan, si es que no lo está haciendo ya. Intenta escuchar con la mente abierta y ser compasivo cuando hablen de las actividades que les interesan.

Puede ser difícil debido a las presiones a las que se enfrentan en la universidad, pero participar en actividades divertidas puede ayudarles a encontrar una salida creativa al estrés.

Fomentar el uso de recursos académicos

Si eres un educador de estudiantes universitarios o de posgrado y ves que un estudiante se está quedando atrás, puedes comprobar con él qué está pasando en su vida u ofrecerle ayuda académica.

También puedes fomentar otras actividades en el campus, como participar en grupos de estudio, conseguir un tutor o utilizar un centro de escritura académica si tu universidad lo ofrece.

El síndrome del pato es la ilusión de que te va bien aunque no sea así. La mayoría de las veces se debe al miedo o a la percepción de lo que puedan pensar los demás.

Aunque sientas que no estás a la altura de las expectativas de ti mismo y de los demás, la universidad puede ser una experiencia estresante llena de presiones con las que quizá nunca te hayas encontrado.

¿Qué es el síndrome del pato?

Si se siente estresado, solo, deprimido o ansioso, puede recibir ayuda, no tienes que lidiar solo con la presión. Existen muchas herramientas para encontrar un terapeuta que le brinde apoyo profesional.

Leave a reply