Por qué las cosas cotidianas pueden parecer abrumadoras con el TDAH

Con el TDAH, gestionar incluso las pequeñas tareas puede parecer difícil. Aquí tienes algunas estrategias para centrarte en hacer las cosas cuando te sientas abrumado.

Si le han diagnosticado un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), es posible que se encuentre creando grandes listas de tareas pero que le cueste completarlas.

O puede posponer un proyecto de trabajo importante, sólo para sentirse mal al día siguiente porque no se tomó el tiempo para perfeccionar su presentación.

Esto puede crear un ciclo de estrés, vergüenza y arrepentimiento, que puede llevar a las personas con TDAH a sentirse ansiosas y deprimidas, según un estudio de 2017.

Abrumarse y distraerse con facilidad puede ser a veces un síntoma característico del TDAH.

Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, 5ª edición, las personas con TDAH pueden presentar síntomas como

  • agitación
  • dificultad para concentrarse
  • olvidadizoness
  • impaciencia
  • impulsividad
  • problemas de autorregulación o regulación emocional

Casey Dixon, educadora y entrenadora de profesionales con TDAH, explica que la vida con TDAH puede ser a veces como una sinfonía interpretada sin director, partitura ni organización, con todos los intérpretes tratando de ocupar el centro del escenario al mismo tiempo.

Todos los pensamientos pueden ser igual de ruidosos y distraídos, lo que hace difícil concentrarse en uno o dos de ellos durante un tiempo.

«Las personas con TDAH se distraen con facilidad», dice la doctora Shauna Pollard, psicoterapeuta licenciada que ha trabajado con clientes en la práctica privada en Maryland, Georgia y el Distrito de Columbia durante más de 20 años.

Puede ser difícil para las personas cumplir con los objetivos. «Puedes ser propenso a procrastinar o a lidiar con el aburrimiento haciendo lo que te intriga en lugar de lo que es importante», añade Pollard.

No es de extrañar que las personas diagnosticadas con TDAH se sientan a menudo agotadas.

He aquí seis tareas que pueden resultar rápidamente abrumadoras para las personas con TDAH, según los expertos.

1. Encontrar objetos

Si tienes TDAH, puedes tener problemas para mantenerte organizado en casa y en la oficina, dice Pollard, que trabaja principalmente con profesionales de alto rendimiento que viven con depresión y TDAH.

Si estás desorganizado, te costará más encontrar las cosas que necesitas, como el ordenador:

  • llaves
  • cartera
  • teléfono
  • documentos importantes

Esto puede causar estrés y ansiedad adicionales en su vida diaria, añade Pollard.

2. Llegar a tiempo

La gestión eficaz del tiempo y el cumplimiento de los horarios y las citas pueden ser difíciles cuando se tiene TDAH, dice Pollard.

También hay emociones negativas asociadas a los olvidos de las reuniones o a los apuros para llegar a algún sitio a tiempo. Es posible que recibas comentarios negativos de las personas de tu entorno sobre tu comportamiento olvidadizo y te lo tomes como algo personal, añade Pollard.

3. Cumplir los plazos

Cumplir con los plazos a menudo requiere organizar o gestionar el propio tiempo, esfuerzo y energía. Estas son cosas con las que las personas con TDAH pueden tener dificultades, explica el doctor J. Russell Ramsay.

Ramsay es profesor asociado de psicología clínica y director del Programa de Investigación y Tratamiento del TDAH en adultos de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania.

Las cosas pueden resultar aún más difíciles cuando hay que gestionar otros asuntos de la vida, como el hogar y la familia, añade Ramsay.

4. Seguir las rutinas de salud

También puede ser difícil para las personas con TDAH seguir rutinas de salud, como tomar regularmente la medicación o hacer ejercicio, dice Ramsay. El control de enfermedades crónicas como la diabetes puede ser especialmente difícil.

«Si una consecuencia no es inminente, los adultos con TDAH son más propensos a aplazar una acción necesaria que es beneficiosa para ellos a largo plazo», dice Ramsay. «Este es el dilema común de priorizar una ganancia menor y más temprana sobre un beneficio mayor y más tardío».

5. Leer un libro

Si tienes TDAH, es posible que te encuentres releyendo un párrafo tras otro porque te has perdido en tus pensamientos o en las distracciones, dice Sabrina Romanoff, doctora en psicología clínica con práctica privada en Nueva York.

Cuando no se tiene TDAH, normalmente se puede estar totalmente absorto en una actividad, sin posibilidad de distracción.

Romanoff describe este tipo de atención focalizada, que a menudo elude a las personas con TDAH, como un estado de flujo. «Es cuando estás totalmente absorto en la actividad y no necesitas filtrar activamente los estímulos intrusivos», explica.

6. Lograr sus objetivos

Cualquiera puede tener dificultades para alcanzar sus objetivos de vez en cuando. Pero si tienes TDAH, puede resultarte muy difícil centrarte en un objetivo y organizar tu tiempo y energía en torno a él. Esto puede aplicarse a pequeñas tareas, como ordenar el escritorio, o a tareas más grandes, como escribir un libro.

Aquí es donde se pueden desarrollar más emociones negativas para algunos.

«Con el tiempo, las consecuencias reales de ser desorganizado, llegar tarde y distraerse, a pesar de tus mejores esfuerzos, pueden conducir a sentimientos de culpa, vergüenza y decepción», dice Pollard.

Sentirse abrumado encima de una lista de tareas puede ser doblemente estresante. Sin embargo, hay formas de hacer frente a la sensación de agobio cuando se tiene TDAH.

Tratamiento del TDAH

Controlar los síntomas del TDAH es posible con el plan de tratamiento adecuado. Algunas personas pueden descubrir que se sienten menos abrumadas cuando su TDAH se gestiona eficazmente.

Si te han diagnosticado TDAH, considera la posibilidad de trabajar con un médico o terapeuta para encontrar el mejor plan de tratamiento.

Los planes de tratamiento del TDAH suelen incluir:

«Los medicamentos son increíblemente útiles para tratar los síntomas del TDAH», dice Pollard. Los medicamentos para el TDAH sólo pueden ser recetados por los médicos. Es importante seguir las recomendaciones del médico para cualquier medicación prescrita.

Como ocurre con todos los problemas de salud mental, puede llevar tiempo y esfuerzo encontrar lo que mejor funciona para los síntomas del TDAH.

Centrarse en los puntos fuertes

Cuando te sientas abrumado por el TDAH, Pollard sugiere que eches un vistazo sincero a tus puntos fuertes y a las áreas en las que tienes dificultades.

Intenta encontrar formas de desarrollar sistemas y estrategias para hacer frente a tus debilidades, como por ejemplo

  • trabajar con un entrenador o terapeuta de TDAH
  • leer libros sobre cómo vivir con TDAH
  • escuchar podcasts para personas con TDAH

Un estudio de 2019 sobre las habilidades efectivas de gestión del tiempo para estudiantes universitarios con TDAH confirma el consejo de Pollard. Los estudiantes que se autoevaluaban más, es decir, que se detenían y analizaban detenidamente los retos a los que se enfrentaban, informaron de un cierto alivio del estrés de sus problemas de TDAH.

Reencuadrar los pensamientos inútiles

También puede ayudar el replanteamiento de los pensamientos negativos o poco útiles sobre las dificultades para concentrarse y cumplir los plazos.

Los estudiantes del estudio de 2019 mencionado anteriormente informaron de que hablar de sus dificultades con el TDAH reducía el estrés y la ansiedad sobre cómo los amigos, la familia y los profesores podrían percibir el comportamiento habitual.

Mindfulness

Lo que suele faltar a las personas con TDAH es la atención focalizada, es decir, la capacidad de canalizar la atención hacia una sola tarea sin interrupciones, dice Romanoff.

Sin embargo, hay formas de desarrollar esta habilidad mediante prácticas de atención plena validadas por la investigación.

Puedes empezar por eliminar las distracciones de tu espacio de trabajo y practicar ejercicios de anclaje que te ayuden a permanecer en el momento presente, dice Romanoff.

«Cuando te encuentres con tus pensamientos acelerados, haz una lista de cinco cosas que puedas ver, cinco cosas que puedas tocar, cinco cosas que puedas oír, y así sucesivamente a través de tus sentidos».

Estimular los sentidos

«Tus sentidos pueden ayudarte a salir del caos que se ha creado en tu mente», dice Romanoff.

Intenta hacer las tareas más emocionantes o sensoriales, sugiere. «Podrías trabajar en un lugar más emocionante, intentar trabajar en periodos de concentración más cortos y rociar tu perfume favorito o encender una vela para crear conexiones más positivas».

Es fácil que tareas sencillas hagan que las personas con TDAH se sientan abrumadas. Pero hay formas de hacer frente a la sensación de agobio para poder ser más productivo.

He aquí algunas estrategias recomendadas por los expertos para ayudarle a concentrarse más y a manejar las tareas diarias con menos estrés:

  • trabajar con un médico para controlar los síntomas del TDAH con medicación
  • Consulta a un terapeuta o entrenador especializado en TDAH.
  • Aprovecha tus puntos fuertes con podcasts o libros sobre cómo vivir con TDAH.
  • práctica de mindfulness
  • anclaje con los sentidos y la respiración

Considera la posibilidad de obtener la ayuda que necesitas y de experimentar con las estrategias que puedan funcionar para ti. Si no sabes por dónde empezar, consulta la guía de Psych Central para encontrar apoyo para la salud mental.

Con ayuda, puedes silenciar la sinfonía de pensamientos en tu cabeza y centrar más fácilmente tu atención en las cosas que te importan y quieres conseguir.

Leave a reply