Los aspectos positivos del síndrome de Asperger: 7 beneficios

Puede que vivir con el síndrome de Asperger no te dé «superpoderes», pero puedes descubrir que tienes algunos atributos realmente positivos que te ayudan a brillar.

Los expertos en salud mental ya no consideran el síndrome de Asperger como un diagnóstico independiente. En cambio, en 2013, la Asociación Americana de Psicología actualizó su «Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Quinta Edición» para situar el Síndrome de Asperger dentro del diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista.

La eliminación del síndrome de Asperger como diagnóstico formal ha provocado algunas reacciones negativas. Los críticos de la decisión dicen que no tiene sentido eliminarla porque muchas personas con Asperger comparten características comunes. Esto hace que sea una forma fácil de ayudar a clasificar dónde se encuentra una persona en el espectro.

Y son estas características centrales del Asperger las que una persona con el diagnóstico puede ver como sus mayores fortalezas.

Tanto si estás de acuerdo, como si no lo estás, o te resulta indiferente el cambio de diagnóstico, una cosa está clara: vivir con el síndrome de Asperger tiene potenciales aspectos positivos que pueden ser dignos de consideración.

Antes de hablar de los rasgos positivos asociados al síndrome de Asperger, es importante señalar que no todo el mundo tendrá los mismos rasgos, ni los experimentará de la misma manera, ni tendrá buenas o malas experiencias a causa de ellos.

Esto es parte de lo que hace que cada persona sea única. Las personas con síndrome de Asperger también pueden tener otros rasgos que las hacen especiales y que no se mencionan aquí. La siguiente lista ofrece una visión general de algunos de los rasgos comunes asociados a las personas con síndrome de Asperger.

Honestidad

La honestidad es un rasgo que la gente suele atribuir a los autistas. A veces, la gente puede ver la honestidad de los autistas como algo extremo, en el sentido de que pueden percibir a una persona autista como brutalmente honesta con sus pensamientos y opiniones.

Sin embargo, muchas personas también pueden apreciar este grado de honestidad. Por ejemplo, saber exactamente cómo se siente una persona puede proporcionar cierto nivel de seguridad en una relación. En este sentido, muchos pueden ver la honestidad potencialmente extrema de una persona con autismo como algo refrescante y genuino.

Alta concentración

La fuerte concentración, especialmente en tareas agradables, es otro rasgo positivo que la gente suele asociar con el síndrome de Asperger. Una persona con autismo puede estar más preparada de forma natural para concentrarse en la lectura, la escritura o el trabajo en un pasatiempo durante largos periodos de tiempo de lo que es habitual en una persona neurotípica.

Esta fuerte concentración en una tarea concreta también permite a muchos autistas sentirse más cómodos en soledad durante largos periodos de tiempo que otros.

Una persona con autismo puede encontrar que la gente considera sus intereses como algo inusual. Puede encontrarse con personas que consideren que estos intereses no siempre coinciden con los de una persona neurotípica.

Sin embargo, una persona con autismo también puede descubrir que su capacidad única de concentración puede permitirle prosperar en un entorno laboral o escolar, especialmente si muestra interés por el tema.

Atención al detalle

Si vives con el síndrome de Asperger, puede que seas más detallista que una persona neurotípica. Puede concentrarse bien en las tareas mundanas, fijándose en los pequeños detalles o comprometiéndose con un trabajo de calidad y preciso. Este atributo puede ser muy útil en casa, en la escuela y en el trabajo.

Inteligencia

La gente suele asociar el síndrome de Asperger con una inteligencia elevada en determinadas categorías.

En general, la gente puede clasificar el síndrome de Asperger como una inteligencia desequilibrada, en la que una persona con autismo puntúa alto en algunas categorías y bajo en otras, como la inteligencia social o lingüística.

Una revisión de la investigación de 2016 descubrió que las personas autistas con mayor coeficiente intelectual tienden a tener una conciencia espacial excepcional, capacidad de concentración, capacidad de toma de decisiones e inteligencia matemática, entre otras habilidades.

Fuerte moral

Las personas con síndrome de Asperger suelen tener un fuerte código moral. Un pequeño estudio de 2014 encontró que los niños autistas de alto funcionamiento tienden a ser más orientados a las reglas cuando se trata de la moral. Esto puede proporcionar a las personas con autismo un fuerte sentido de la justicia moral y la equidad.

Este deseo de proteger a los demás puede reflejarse en el hecho de que la persona autista o sus familiares se involucren en organizaciones benéficas u otras causas que ayudan a los demás.

Sentido del humor único

Aunque la gente no suele asociar el humor con el autismo, las personas con síndrome de Asperger tienen un sentido del humor único. En general, las personas con autismo tienden a acercarse al humor desde un punto de vista más intelectual, y el humor que disfrutan tiende a centrarse en sus intereses específicos.

Las personas con autismo tienden a no utilizar el humor con fines sociales. Puede que no piensen en compartir algo que les resulte gracioso, sino en disfrutar de un tema divertido por su cuenta.

Lealtad

La lealtad puede ser otro aspecto que la gente asocia con el síndrome de Asperger. Si vive con este diagnóstico, puede que le resulte difícil aprender habilidades sociales e interactuar con los demás.

Pero una vez que has encontrado amigos, puedes descubrir que eres increíblemente leal a tus amigos. E incluso si tienes problemas para encajar, descubrirás que puedes recuperarte del rechazo con bastante facilidad.


Leave a reply