Cómo expresar la gratitud

Muchos expertos creen que los patrones de pensamiento negativos o poco útiles y las distorsiones cognitivas pueden contribuir a ciertos trastornos de salud mental, como la depresión y la ansiedad.

Abordar las distorsiones cognitivas y los pensamientos inútiles es un principio clave de la terapia cognitivo-conductual (TCC), cuyo objetivo es ayudar a las personas a identificar y cambiar sus patrones de pensamiento.

En cierto sentido, la gratitud es un positivo distorsión cognitiva. En lugar de centrarse en los aspectos negativos de la vida o asumir lo peor, expresar gratitud le anima a redirigir su atención hacia las personas, los lugares, las cosas y las experiencias que enriquecen su vida.

Además, la práctica de la gratitud puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo, especialmente si expresas esa gratitud a los demás.

Considera la posibilidad de empezar tu práctica de la gratitud dedicando unos momentos a pensar en todo lo que agradeces en tu vida, tanto lo grande como lo pequeño.

He aquí algunos ejemplos:

  • su salud y bienestar
  • tener suficientes alimentos para comer
  • el alojamiento en el que vive
  • sus familiares y mascotas

También puedes volcar tu gratitud en cosas pequeñas, como :

  • un día soleado
  • el olor del café fresco
  • llevar zapatillas cómodas en una mañana fría
  • una cálida sonrisa de un desconocido

También puedes optar por expresar tu gratitud directamente a las personas de tu vida que han marcado una verdadera diferencia, por ejemplo:

  • miembros de su familia
  • amigos
  • compañeros
  • vecinos
  • cualquier persona que haya sido una fuente de apoyo para ti

Piensa en las formas concretas en que te han ayudado y luego piensa en cómo quieres expresar tu gratitud.

Aquí tienes 10 ideas creativas para expresar tu gratitud, ya sea en privado o a tus seres queridos.

1. Escriba una carta

Las cartas de agradecimiento pueden ser increíblemente beneficiosas tanto para la persona que las escribe como para el destinatario.

Escribir una carta de agradecimiento puede ser una forma de escritura narrativa, que puede ser una terapia eficaz para el trastorno de estrés postraumático (TEPT), según un estudio de 2015.

Escribir las cosas suele ayudar a la mente a consolidarlas y procesarlas. Al poner tu gratitud en la página, puedes amplificar la emoción para ti.

Puedes probar a escribir una carta a alguien especial, a ti mismo o incluso a las cosas por las que te sientes agradecido.

Si escribes una carta para hacer saber a otra persona lo mucho que la aprecias, esos cálidos sentimientos de gratitud pueden verse reforzados.

Además, recibir una carta por correo puede ser un placer especial en esta época de comunicación instantánea.

2. Sea un oyente activo

Con tantas cosas que reclaman tu atención, es fácil caer en el hábito de escuchar sólo a medias a tus seres queridos.

Escuchar activamente significa hacer un esfuerzo consciente para oír, comprender y recordar realmente lo que alguien le está diciendo.

Hacer que alguien se sienta realmente escuchado es una gran manera de expresar tu gratitud, especialmente si ha sido un buen oyente para ti en el pasado.

3. Caminar de forma consciente

«Parar y oler las rosas» puede sonar a tópico, pero es cierto que salir al exterior puede ser útil, especialmente para la salud mental.

Según la Asociación Americana de Psicología, pasar tiempo en la naturaleza puede tener beneficios cognitivos, entre ellos:

  • mejora del estado de ánimo y de la memoria
  • reducción del estrés
  • mayores niveles de compasión

Intenta combinar un paseo por la naturaleza con una práctica de gratitud anotando algunas cosas que te dan alegría en tu paseo, por ejemplo:

  • escuchar el canto de los pájaros
  • el aroma de una flor en pleno apogeo
  • la forma en que el sol se refleja en los árboles

Centrarse en el entorno físico y estar agradecido por él puede ser una forma poderosa de conectarse a tierra.

4. Regala un detalle

Los regalos no siempre son la mejor manera de expresar los sentimientos, y desde luego no sustituyen a la comunicación sincera.

Pero un regalo verdaderamente considerado puede demostrar a veces lo mucho que entiendes y aprecias a otra persona.

Un buen regalo no tiene por qué ser caro. De hecho, los regalos más significativos suelen ser los hechos en casa.

A la hora de decidir un regalo, piense en lo que la persona utiliza en su vida diaria o en lo que más recuerda. Un regalo también puede ser una experiencia, más que un objeto físico.

5. Comenzar un diario de gratitud

La escritura expresiva a través de un diario puede ayudar a procesar los acontecimientos y las emociones negativas, pero también puede ayudarle a centrarse en los aspectos positivos de su vida.

Si adquiere el hábito de llevar un diario de agradecimiento, puede desarrollar una mayor conciencia de lo que tiene, lo que puede ayudarle a ser más resistente al estrés y a las dificultades.

No hay una forma correcta o incorrecta de escribir un diario de gratitud. Algunas personas escriben una simple lista de cosas por las que están agradecidas en un día determinado, mientras que otras prefieren escribir una pieza más larga.

Puedes empezar tu diario de gratitud notando cómo te sientes, tanto en el cuerpo como en la mente. A continuación, intenta hacer una lista de 5 a 10 cosas por las que estás agradecido en este momento.

6. Sea específico

Identificar las pequeñas cosas específicas que mejoran tu vida es una parte importante de cualquier práctica de gratitud.

También es una buena idea ser específico cuando se expresa la gratitud a otra persona.

En lugar de limitarse a decir «estoy muy agradecido por toda su ayuda», podría hablar de una ocasión concreta en la que le hayan aligerado una carga o citar un consejo que le hayan dado y que le haya sido realmente útil.

7. Ofrezca su ayuda

También puedes expresar tu gratitud a través de tus acciones. A algunas personas les puede resultar difícil pedir ayuda o apoyar a otros en lugar de cuidarse a sí mismas.

Así que si alguien le ha ayudado en el pasado, considere la posibilidad de ofrecerle ayuda a cambio.

Puede tratarse de ayuda logística, como hacer recados o ayudar en las tareas de bricolaje de la casa. También puede ser ofrecer consejos sobre un tema que conozca bien.

Piensa en tus habilidades y luego pregunta a la persona lo que necesita.

8. Cocina algo que te guste

Cocinar es una actividad calmante y meditativa para muchas personas. Si este es tu caso, puedes considerar utilizar tus habilidades culinarias como parte de tu práctica de la gratitud.

Invitar a alguien a una comida casera es un acto de generosidad que puede beneficiar la salud mental de ambos. Pero cocinar para usted mismo también puede ser una forma maravillosa de sentir gratitud.

Piense en los alimentos que le hacen sentirse bien nutrido, tanto física como emocionalmente, y considere la posibilidad de empezar con ellos.

9. Pruebe los recordatorios visuales

Por muy positivo que sea tu estado de ánimo, la vida siempre te deparará sorpresas.

Habrá días en los que sea difícil centrarse en la gratitud. Pero los recordatorios visuales pueden ser una forma útil de mantenerse en el camino.

Los recordatorios visuales de lo que se agradece pueden ser casi cualquier cosa, por ejemplo:

  • fotos de seres queridos
  • un objeto hermoso que te hace feliz
  • entradas para un evento que le haya gustado
  • obras de arte dibujadas por sus hijos
  • Notas adhesivas o tarjetas con mantras o afirmaciones.

Si eres un estudiante visual, esta técnica puede ser especialmente útil. Coloca algunas señales visuales alrededor de tu casa, coche, oficina o cualquier otro lugar donde puedas mejorar tu estado de ánimo.

10. Devolver el favor

En un mundo ideal, la gente trata a los demás como quiere ser tratada. Por eso, si alguien ha sido una fuente de apoyo para ti, lo más probable es que su comportamiento refleje cómo quiere que le traten los demás.

Piensa en las formas concretas en que alguien ha mejorado tu vida, y luego pregúntate si necesita el mismo tipo de apoyo a cambio.

Luego, haz lo posible por seguir esa misma «regla de oro» y repártela.

Leave a reply